9 capacidades determinantes en el pequeño empresario de hoy

Como Spiderman, así vamos acabar. Pero como diría Michael: This is it (esto es lo que hay). Y es que hemos perdido la capacidad de enfocarnos en una sola cosa para luchar por conseguir hacer 4 a la vez. El caso es, que dentro de todo, la tecnología siempre ha venido a nosotros para ayudarnos y en esta ocasión no iba a ser menos. A medida que digitalizamos la tecnología, somos capaces de hacer mas cosas en menos tiempo, de conectar con más personas, de acceder a más información, de obtener datos, datos y más datos, tantos, que matemáticamente está claro que, antes o después, podremos intuir lo que va a pasar antes de que pase, con un porcentual de acierto tan alto que igualaremos la famosa precognición de Spiderman.

Esta tecnología digital ha sido muy bien recibida en el ámbito personal, nos encanta toquetear el móvil o la tablet. El portátil sin embargo entra más dentro del ámbito estudiantil o laboral, pero le estamos cogiendo el gustillo.

El caso es que somos nosotros, por supuesto, los que impulsamos la desbordante velocidad de la tecnología con nuestras acciones cotidianas, y en respuesta, la tecnología nos da más y más. Más innovaciones, más aplicaciones, más posibilidades, etc 

Dentro del ámbito empresarial, esto nos obliga a ponernos las pilas, si o si, si queremos prosperar.

He aquí un relación de las capacidades que , a mi entender, todo aquel propietario de un negocio pequeño tirando a mediano, de esos que su dimensión permite que se conozcan las personas, debe tener y procurar desarrollar:

  1. Cultura digital:

      Como propietario de tu negocio, tu eres el guía. No puedes esperar que nadie lo haga por ti, es más, debes dar por hecho que sin ti, el resto de personas relacionadas con tu negocio, no lo harán. Me refiero a empleados, proveedores y clientes. Sí, ya sé que ellos pueden estar digitalizados y tecnológicamente más avanzados que tú, pero ¿Sabes qué?: eso no importa. Tu, crea el ecosistema de tu negocio , impulsa su transformación, y  conseguirás que exista una cultura digital presente. A aquellos que no la tenían les habrás inducido a tenerla y a otros que ya la tuvieran les has abierto tu puerta y se han integrado de inmediato con tu nueva inercia.

Para poder evangelizar una cultura digital en tu empresa (con o sin empleados), es imprescindible que la tengas tú. Es decir, tu tienes que haber pasado por una fase de adaptación al cambio, que te permita generar esa sensación de necesidad en tu mente y, al igual que el mejor vendedor, cuando lo crees, es cuando mejor lo vendes.

Utiliza en tu día a día herramientas digitales como, calendario, contabilidad, banca, administración, redes, lectura selectiva, etc 

Borra de tu móvil todas las Apps que no has utilizado en los últimos 2 meses.

Lleva siempre en la pantalla principal los iconos de las que verdaderamente usas (una o diez)

Esfuérzate por añadir nuevas, pero hazlo solo si las vas a utilizar.

Empieza a pensar muy en serio como te podría ayudar digitalizar la tecnología en tu negocio para tener más tiempo para ti, para ganar en movilidad. En definitiva, cree en el momento y haz todo lo posible por implementarlo en tu vida.

De este modo, desde el ejemplo, tendrás éxito a la hora de impulsar una buena cultura digital en tu empresa. 

  1. Inteligencia emocional:

      Esto, si existía cuando yo era pequeño, yo no lo vi. Por fin le damos importancia al control de nuestras emociones y a los sentimientos y sensaciones de los demás. Como ya comenté no se en cual de los anteriores artículos, las personas, de per se, llevan una lucha solo por tener que vivir esta vida y aquellos que además tienen por oficio un negocio propio, llevan otra, la de conseguir que las personas gane algo con su producto o servicio.

Tanto en la una como en la otra, la Inteligencia emocional es determinante. 

En tu genio personal, concluirás con mucho más acierto; si no te engañas, si eres consciente de tus limitaciones, de tus errores, de tus perdidas de control. Si tienes una buena Inteligencia emocional acertarás más en tus decisiones y esto te dará seguridad, que a su vez te invitará a escalar posiciones en cualquier ámbito.

En tu vida laboral no es menos importante, a la hora de relacionarte con empleados, clientes y proveedores te será muy util ser capaz de hacer cosas como: encajar bien una crítica o aceptar un consejo. En definitiva, escuchar sin miedo. Además, si consigues hacer esto por norma, sucederá algo super importante, aprenderás a decir NO. Si, porque cuando uno/a tiene el hábito de gestionar bien sus emociones en su relación con los demás, es capaz de reconocerse inocente en determinadas situaciones y en consecuencia, no duda.

  1. Inteligencia digital

De algún modo, podríamos decir que la Inteligencia digital, es la capacidad de implementar nuestra cultura digital. es decir, una vez te lo crees, desarrollas la capacidad de ponerlo en marcha con lógica. Si a lo largo de tu desarrollo de la cultura digital, te has sentido frustrado o ansioso, es que todo va bien. adelante.

Pondrás en práctica tu Inteligencia emocional utilizando todo ese conocimiento para concluir que es lo que se debe hacer en tu empresa, generarás datos y los analizarás para después corregir.

Si bien lo piensas es como otras inteligencias, mental, corporal, espacial, musical, etc

Para aportar valor en ese punto quiero recomendarte un post que me encanta vía 

techcétera. Es corto y acertado.

  1. Capacidad analítica:

      Esta capacidad se desarrolla en nuestra inteligencia logico_racional. Hay dos tipos de perfiles fundamentales el creativo y el consciente.

El creativo a menudo analiza sin constancia, sortea parones del proceso de análisis sin preocuparse por ello. Deja una cosa y coge otra para luego volverla a coger y en consecuencia se sirve en gran medida de su intuición. Es fácil pensar que este tipo de personas llega a la solución de un problema de forma inconsciente o sorpresiva. Es decir, genera pensamientos, se toma su tiempo, vuelve  a pensar y en cada inicio aporta algo nuevo. Sigue y sigue hasta que de pronto, obtiene un resultado que se le acontece el correcto.

El consciente es totalmente distinto. Las personas conscientes utilizan su poder de concentración. Solo con oir hablar de dejarlo para coger otra cosa, les pone los pelos como escarpias. Se esfuerzan al máximo en no dejar nada al azar. la lógica es lo que les mueve. si algo carece de ella, se deshecha. Utilizan las matemáticas y sus posibilidades para determinar si algo tiene sentido o no. 

  1. Capacidad organizativa:

      Vamos a ver, en este punto dudé si ponerlo antes o después de la capacidad planificadora, pero tras un rato pensándolo me dije, que más da, si estas dos acciones son una constante en la vida empresarial. Se planifica y organizan las acciones para conseguir los planes, constantemente.

En esta ocasión he decido dejarlo así porque  quiero enfocar el texto en la necesidad de organizar tu negocio. Siempre desde la perspectiva de la Transformación Digital, la organización de tu empresa también debe transformarse, en concreto de una estructura piramidal o de red, a una transversal.

Exacto, colocando de algún modo a todo el mundo en la misma linea, para conseguir por un lado una comunicación más directa y eficaz entre todos y al tiempo para facilitarle la palabra y el acceso los recursos a todos por igual. No es tan importante delimitar las funciones de cada uno como favorecer que todos trabajen en modo equipo.

  1. Capacidad de planificación:

     En este momento ya debes estar pensando en modo transformación digital pues, has acelerado tu cultura digital, adaptado tus formas relacionarles con las personas a las nuevas lógicas y hábitos, has trazado un modo de implementar tu nuevo conocimiento en favor de tu negocio, has analizado pros y contras y, decidido a empezar, has mejorado el flujo de trabajo. Bien pues ahora tienes delante el mercado y necesitas una nueva estrategia nacida a partir de todo lo que sabes.

Es hora de digitalizar la tecnología en pro del sentido de un negocio, ganar dinero.

  1. Capacidad comunicadora:

      Para ello, lo primero es tener algo que ofrecer, damos por hecho que lo tienes o al menos crees tenerlo. Pues habrá que contárselo a la gente, pero, a que gente. Si vendes carne, no se la ofrezcas a un vegetariano, digo yo, Así que lo primero es determinar que gente necesita eso que tu tienes. Una vez definido un target, tienes que conectar con ellos, hablamos solo de llegar hasta ellos (que ya es bastante) lo otro ya vendrá. Bien, pues gracias a la tecnología digital, vas a hacer lo mismo de antes pero en modo exponencial. Vuelve a ser determinante para ti esta capacidad, pues no todos los canales serán a adecuados para ti. Piensa y determina en que canales está más presente tu cliente potencial y utilizalos.

¡pero no te olvides de tus clientes!

El mayor que puedes cometer es lanzarte en la gesta de encontrar nuevos clientes sin fidelizar a los que tienes.

¿Puedo preguntarte algo? ¿Cuantos clientes tienes?

No me refiero a cuantos recuerdas o crees tener, sino a cuantos hay dentro de tu base de datos. Seguro que son unos cuantos, y dime. ¿Qué sabes de ellos? 

¡¡NADA!!

Haz una lista y soluciona esto de inmediato, no vaya a ser que tu competencia lo haga antes que tú.

  1. Empatía.

Vale, ya has conectado ¿OK?, es en este momento donde corres el peligro de molestar. Claro, has llamado a la puerta y no puedes ponerle a la gente el catálogo en la mano nada más empezar, además tampoco te interesa. A ti te interesa gastar tu tiempo con posibles clientes que nunca te comprarán lo mismo que a ellos atenderte. De modo que discrimina y para ello empatiza. Ten la capacidad de conectar con las personas, sentir sus problemas y valores, y determina cuales de ellos están en sintonía con tu empresa. En esta grandiosa gesta , los datos son tu mejor aliado. Utiliza las herramientas que para tal menester existen y guárdalos bien.

  1. Capacidad de conclusión:

Posiblemente la más importante. Ahora que ya estás bien conectado a clientes, empleados, proveedores y mercado, ahora que estas generando datos de continuo, ahora, debes hacer la pregunta correcta. Las máquinas te ayudan con su capacidad de análisis, si tu sabes que quieres de ellas. Ellas contarán por ti y recordarán que hacer in eternum pero sin ti, su capacidad no vale de nada.

Es posible que al principio no sepas que preguntar pero ahí es donde entra tu capacidad de concluir. Fija unos parámetros, pídele a la máquina los primeros resultados (listas, grupos, etc) y después implementa. Analiza los resultados de las primeras acciones y concluye correcciones para luego volver a empezar. En la era digital nada queda al azar todo se analiza y corrige para volverlo a hacer.

Programa TRINUM

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando o presiona OK, consideramos que acepta su uso.OK Leer +